volver a actualidad
Editar en plena revolución educativa
Así como no es suficiente enseñar lo mismo a todos los alumnos y alumnas, ya no alcanza con crear un solo recurso que se utilice por igual. Conoce el enfoque con el que nos proponemos contribuir a que todas y todos puedan aprender.

… no podemos poner fin a nuestras diferencias, contribuyamos a que el mundo sea un lugar apto para ellas.

J.F. Kennedy

Cuando se trata de educación, generalizar casi nunca funciona. Siempre hay ejemplos que demuestran que las características, tanto de la profesión docente como de las instituciones, no son universales. Sin embargo, durante más de cien años se han construido una serie de regularidades que permiten identificar un modelo que suele ser designado como enseñanza homogénea. Con la llegada del siglo XXI, entró en crisis y comenzó una etapa de transformación hacia un nuevo paradigma más justo, que promueve más y mejores aprendizajes.

Como sucede en todo proceso de cambio, el panorama se carga de visiones, interpretaciones y soluciones de lo más diversas. Algunas son tendencias efímeras, en general asociadas a algún desarrollo tecnológico; otras recurren a los aspectos más avanzados de pedagogías clásicas que nunca llegaron a generalizarse; y, en otros casos, se construyen a partir de lo mejor de varios mundos.

Un buen ejemplo es el Diseño Universal para el Aprendizaje (DUA). Según este marco, los currículos diseñados para una supuesta mayoría generan barreras no intencionadas al no tomar en cuenta la diversidad presente en las aulas. En consecuencia, fracasan en el intento de proporcionar oportunidades justas y equitativas, ya que excluyen a aquellos con capacidades, motivaciones y conocimientos previos distintos, que no se corresponden con el criterio ilusorio del alumno promedio.[1]

El DUA propone brindar los medios para ayudar a los estudiantes a convertirse en aprendices expertos. Es decir, alguien con altos niveles de autonomía, autorregulación y motivación, que está comprometido, sabe lo que mejor se adapta a su estilo de aprendizaje y se siente responsable de sus logros.  

¿Qué es el Diseño Universal para el Aprendizaje?

El DUA es un enfoque didáctico desarrollado por el Centro de Tecnología Especial Aplicada (CAST), que adapta los principios arquitectónicos del Diseño Universal (Ronald Mace) a los procesos de enseñanza y aprendizaje.

Inicialmente, el CAST se ocupó de los estudiantes que por distintas razones no podían acceder a la información presentada en formatos tradicionales. Luego, su enfoque evolucionó hasta convertirse en «un marco para mejorar y optimizar la enseñanza y el aprendizaje para todas las personas, basado en conocimientos científicos sobre cómo aprenden los seres humanos».

 

Muchos educadores todavía creen que el DUA trata de satisfacer las necesidades de los alumnos con discapacidad. Dos de las concepciones más comunes que explican esta creencia son:

  • Hay estudiantes con capacidades estandarizadas que son responsabilidad del docente y hay un grupo de alumnos con necesidades especiales que es competencia de otros
  • El DUA y la tecnología inclusiva se aplican solo a los estudiantes con alguna discapacidad.

 

Sin embargo, sucede lo contrario:

  • Cada alumno tiene fortalezas, necesidades y preferencias que los docentes podemos usar para enseñar. En muchos casos necesitaremos del apoyo de psicólogos, psicopedagogos, asistentes sociales y maestros especiales, pero el trabajo es en conjunto. Nuestra responsabilidad no termina con la derivación del estudiante y la tarea del especialista no es devolvernos un alumno que responda a nuestras expectativas.
  • El DUA y la tecnología ofrecen herramientas para el trabajo con cada uno de nuestros alumnos.

Marco básico del DUA

En su forma más simple, el DUA se basa en tres principios:

  1. Proporcionar múltiples formas de implicación para captar el interés y dirigir la motivación del estudiante hacia el aprendizaje.
  2. Proporcionar múltiples medios de representación para que la información resulte más accesible y comprensible.
  3. Proporcionar múltiples medios de acción y expresión para diversificar las formas en que los estudiantes comunican lo que saben

Principios del DUA. 

 A partir de los tres principios, se han desarrollado nueve pautas o directrices que forman la base principal del DUA. Esas directrices articulan con los principios y los desarrollan, pero su propósito principal es guiar a los educadores en la toma de decisiones durante el diseño de actividades de aprendizaje. Con el objetivo de construir claridad, cada una de las pautas cuenta con verificadores que aportan ejemplos y permiten comprobar si las estamos siguiendo.

El Diseño Universal Editorial

En Santillana nos hemos preguntado si el marco DUA podía aplicarse al trabajo editorial.

Durante muchos años nos especializamos en el diseño de un artefacto pensado para el alumno promedio y que ha sido el gran aliado de la enseñanza homogénea: el libro de texto. Seguimos creyendo en sus virtudes, pero empezamos a explorar nuevos formatos para apoyar a los docentes en un contexto educativo muy dinámico y diverso.

Nuestra primera opción fue incorporar tecnología. Después de un tiempo, llegamos a la conclusión de que estábamos subutilizando las posibilidades del entorno digital. La metáfora que organizaba nuestra labor gravitaba en torno al libro y a los procesos creados para generarlo. En otras palabras, sumamos tecnología para continuar haciendo muchas de las cosas que podíamos hacer sin ella.

Luego de mucho reflexionar, decidimos identificar aquellos aspectos del DUA que más se aplicaban a nuestra profesión de editores. 

Concluimos lo siguiente: si el material didáctico no ofrece alternativas para que los docentes diversifiquen las vías de acceso a la información, si no brinda oportunidades para que todos los alumnos interactúen con ella y construyan nuevo conocimiento, y si no contribuye a que los estudiantes se sientan implicados en su proceso de aprendizaje, entonces… el proyecto editorial está discapacitado. 

¿Cómo hacemos para contribuir a que todas y todos puedan aprender?

1. Hacemos visible la diversidad. Coordinamos nuestro proyecto con Habilmind, una empresa especializada en el desarrollo de herramientas que analizan factores que influyen en el aprendizaje de los Esto nos permite realizar diagnósticos de habilidades fundamentales (razonamiento lingüístico, razonamiento matemático y comprensión), estilos y tendencias de aprendizaje, y socioemociogramas, entre otros.

2. Editamos para la diversidad. Contamos con una plataforma y con recursos digitales accesibles que incorporan imagen, audio, video e interactividad para diversificar el acceso a la información. Las actividades interactivas cuentan con trazabilidad, lo que permite al docente realizar un seguimiento del desempeño de sus alumnos y personalizar apoyos y estímulos. Cuando generamos recursos digitales, estas son las preguntas que nos planteamos

  • ¿Ofrece opciones que diversifican el acceso a la información?
  • ¿Ofrece alternativas para la información auditiva?
  • ¿Ofrece alternativas para la información visual?
  • ¿Usa múltiples medios para la comunicación?
  • ¿Optimiza el acceso a herramientas y tecnologías de asistencia?
  • ¿Aclara vocabulario?
  • ¿Le facilita al docente el seguimiento del progreso de sus alumnos?

Además, creemos que el soporte papel sigue siendo imprescindible en muchos procesos cognitivos. En consecuencia, buscamos que nuestros libros y materiales impresos generen mayor impacto visual. Incluimos propuestas diversas para que los estudiantes demuestren lo que aprendieron, aunque sus fortalezas no sean lingüísticas o lógico-matemáticas. Y diseñamos materiales que los docentes pueden utilizar para desarrollar metacognición en sus alumnos.

Para la edición en papel nos hacemos preguntas de este tipo:

  • ¿Permite identificar conocimientos previos?
    • ¿Destaca patrones, características fundamentales, ideas principales y relaciones entre ellas?
    • ¿Guía el establecimiento de metas apropiadas?
    • ¿Apoya la planificación y la diversificación de estrategias de enseñanza?
    • ¿Mejora la capacidad del alumno para tomar consciencia de su progreso?
    • ¿Define niveles de apoyo graduados para desarrollar la autonomía del alumno?
  • 3. Acompañamos para atender a la diversidad.La transición de una enseñanza homogénea a una educación más personalizada requiere el fortalecimiento de una serie de capacidades docentes. Por eso, contamos con un equipo de asesores que acompañan a la institución en esta transición.

Por último, el equipo de asesores trabaja con los docentes en el diseño de propuestas que respondan afirmativamente a las siguientes preguntas:

  • ¿Considera los intereses y preferencias de los alumnos?
  • ¿Transparenta los objetivos y los criterios de evaluación?
  • ¿Desarrolla habilidades para buscar información relevante, valiosa y auténtica?
  • ¿Promueve la colaboración y la comunicación?
  • ¿Prevé una retroalimentación orientada al manejo solvente del conocimiento?
  • ¿Promueve expectativas y creencias que optimicen la motivación y las opciones individuales?
  • ¿Facilita estrategias y habilidades personales para afrontar los problemas de la vida cotidiana?
  • ¿Desarrolla la autorregulación y la metacognición?

La crisis de la educación homogénea afecta los modelos en los que fuimos educados y en los que crecimos personal y profesionalmente.

Son tiempos difíciles, de mucha incertidumbre, pero cargados de creatividad y de oportunidades. Así lo entendemos en Santillana, por eso elegimos aceptar el desafío y la responsabilidad compartida de trabajar por una educación inclusiva y de calidad, que multiplique las oportunidades y contribuya al bienestar de las generaciones más jóvenes.